Madrid, Semana Santa 2013

Lunes 25 marzo

Salimos de Toledo tempranito dirección Madrid.

Llegamos al camping Osuna donde plantamos la caravana. Un camping muy bien situado al encontrarse a escasos metros de una parada de metro de la línea 5 y muy cerca de una zona de barrio con muchos comercios de primera necesidad, pero que además de ser caro ha conocido tiempos mucho mejores. Hace años que nadie hace una reforma en las instalaciones de los servicios y, aunque se encuentran limpios, necesitaría bastantes mejoras.

Comemos unos espaguetis al pesto y a primera hora de la tarde cogemos el metro dirección Callao.

Desde ese punto iniciamos una ruta por la zona antigua de Madrid, visitando puerta del Sol, plaza Mayor y alrededores.

Para cenar, unas tapitas en el barrio de Chueca, barrio que en los años 80 emergió como centro de la moda vanguardista y fue ocupado por la comunidad homosexual. Hoy sigue teniendo cabida todo y cientos de tiendas, restaurantes y discotecas salpican sus calles llenándolas de vida especialmente a partir del atardecer.

En la calle Pelayo entramos al restaurante Baco y Beto, pequeño local pero muy concurrido donde las tapas son la especialidad de la casa. Para acompañar unas cañas, pedimos una ración de croquetas, carrilleras con salsa de vino, solomillo a la piel de naranja amarga y hamburguesa de pollo con salsa de pimientos.

Martes 26 marzo

Para variar, seguimos teniendo días nublados, pero además el pronóstico son lluvias durante casi todo el día.

Chubasqueros en mano, nos dirigimos, de nuevo hacia Madrid.

En la estación de Gran Vía, nos apeamos.

Bajo la lluvia, visitamos el edifico del Banco Central y el Palacio de Comunicaciones, edificio que alberga la sede central de Correos y oficinas del Ayuntamiento. Este último, de entrada gratuita, es un buen sitio para hacer un alto en el camino y descansar en los sillones de que dispone para lectura, ver las exposiciones gratuitas, visitar el maravilloso vestíbulo con los atriles de bronce y madera que antaño se utilizaban para escribir cartas o rellenar formularios o subir a su terraza para ver una bonita panorámica de Madrid (2 € por persona).

La idea de ir a las barquitas del parque del Retiro va a tener que posponerse, aunque es la ilusión de Ariadna, pero el tiempo no acompaña.

Nos vamos a comer a ver si mientras el cielo nos da una tregua.

Y para ello volvemos al barrio de Chueca, esta vez al bar El Respiro. Nada más entrar pedimos por las tapas y la señora del bar nos deja muy claro que las tapas nos las pone ella con las bebidas que pidamos, otra cosa son las raciones que queramos a parte. Así que con seis cañas y una botella de refresco y por menos de 20 € comemos una tapa cada uno de huevos fritos con salchichas y pimientos del padrón, una de albóndigas caseras, una de chorizo, mejillones con salsa, pollo al ajillo y una ración de croquetas de jamón caseras. Salimos con la tripa para reventar y contentos por el trato que nos han dado.

Sigue lloviendo.

Nos dirigimos a la estación de Atocha, bajando por el paseo del Prado y entramos al Retiro por la puerta del Ángel Caído. Cuando llegamos al estanque la lluvia ha cesado, pero justo cuando vamos a mirar las barcas vuelve a chispear y nos informan que cierran a causa del mal tiempo. Otra vez será.

Cansados de tanto caminas, en Callao cogemos el metro para volver al camping.

Miércoles 27 marzo

¡Hoy es el gran día! ¡Esta noche Teatro Lope de Vega para ir a ver el Rey León!

Aprovechamos la mañana para callejear por la Gran Vía hasta plaza España y dirección Palacio Real y catedral de la Almudena.

Los miércoles y jueves a partir de las tres de la tarde la entrada a los monumentos de Patrimonio Nacional son gratuitos para los visitantes de la UE presentando el DNI, así que a las dos y poco nos ponemos en la cola. Y menos mal porque media hora más tarde la cola es infinita.

El espléndido palacio se levanta sobre el emplazamiento del antiguo alcázar árabe que sirvió de residencia temporal a la realeza después de la conquista de Madrid. Tras muchas reformas en 1561, pasó a ser la residencia de Felipe II hasta que se completó El Escorial. En 1734, se produjo un incendio en el alcázar real durante el reinado de Felipe V, hecho que permitió al rey encargar la construcción de un palacio real más acorde con la época en el mismo solar.

Fue Carlos III el primero en residir en él, y  la familia real española lo hizo hasta que Alfonso XIII tuvo que abandonarlo al proclamarse la II República en 1931.

La visita pasa por las diferentes salas de palacio, la farmacia y la Real Armería con una de las colecciones de armas más importantes del mundo.

Seguimos callejendo y tras una pequeña y ligera cena en el Pans&Company a base de ensalada (empezamos a estar un poco cansados de tanta tapa) nos dirigimos a la Gran Vía, al legendario Teatro Lope de Vega que tras una remodelación  en 1999 ha albergado grandes producciones al más puro estilo Broadway.

Y, como no podía ser de otra manera, el musical El Rey León ha superado con creces todas nuestras expectativas. Simplemente, espectacular.

La historia que todos conocemos y con la que todos nos hemos emocionado alguna vez, se traslada al teatro de una manera realmente increíble. El vestuario con el cuál los actores se meten en la piel de los animales, las máscaras, los tejidos y sus vivos colores, así como los sonidos  de la sabana y la música reflejan la esencia africana no dejando impasible al espectador en ningún momento.

Desde el inicio del espectáculo, es imposible no sentir la emoción con las letras de las canciones, con la voz africana de Zama Magudulela dando vida a Rafiki, el brujo, en el Ciclo Vital.

Es el ciclo vital

que nos une a todos

es el bien y el mal

sentir y amar

 y encontrar la paz

en el largo río

es el ciclo

el ciclo vital.

O sentir tristeza y rabia con la muerte de Mufasa y volver a  emocionarte cuando Simba encuentra otra vez su camino viendo el reflejo de su padre en el agua.

Él vive en ti,

él vive en mí

él puede vernos

permanece aquí

está en el agua

en cada ser

en tu reflejo.

Él vive en ti.

Sin duda, el viaje ha valido la pena solo con haber podido disfrutar de este maravilloso espectáculo.

Lástima que este tipo de espectáculos en Barcelona, no tengan la promoción que merecen y muchos productores hayan decidido no venir a causa del poco éxito que han tenido.

Madrid

Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s