Segovia, Semana Santa 2013

Jueves 28 marzo

El día despertó despejado en Madrid, pero a medida que llegábamos a Segovia, las nubes y el frío fueron ganando protagonismo.

Dejamos la caravana en el camping Acueducto, a pocos kilómetros del centro y en la carretera que se dirige a La Graja de San Ildelfonso. A pesar de tener zonas algo inundadas debido a las grandes lluvias de estos últimos días, tanto el trato como los servicios del camping fueron más que correctos.

Comimos algo temprano y a primera hora de la tarde nos dirigimos a visitar el palacio de la Granja.

Igual que el día anterior en Madrid, la entrada los miércoles y jueves a partir de las tres de la tarde es gratuita para los visitantes de la UE.

Para hacer un poco de tiempo visitamos primero los jardines (entrada libre), obra de artistas franceses, italianos y españoles, en los que un total de 28 fuentes  y 496 surtidores  hacen alarde del gusto por el lujo y la elegancia.

El palacio, construido en el siglo XVIII, está unido a la figura de Felipe V, el primer Borbón de la dinastía española que se quiso establecer en Segovia, en un palacio de verano que evocara su infancia en Versalles i Fontainebleau en los tiempos de su abuelo, el francés Luis XIV, el Rey Sol.

En la colegiata adyacente al palacio, descansan los restos del rey y de su esposa, Isabel de Farnesio.

El frío dentro del palacio nos ha calado hasta los huesos, un chocolate caliente tiene en nosotros un efecto reparador para poder seguir.

Matamos la tarde en Segovia para hacer una avanzadilla de lo que será la visita del día siguiente. Partiendo desde la plaza Azoguejo donde se muestra el espectacular y majestuoso Acueducto, imagen que desde hace dos mil años ha definido a la ciudad y ha sido junto con el Alcázar un icono que en 1985 propició que fuese declara Patrimonio dela Humanidad por la Unesco, seguimos por la calle Cervantes y Juan Bravo para llegar a la plaza Mayor donde se alza la Catedral, y seguir por la calle Marques de Arco hasta el imponente Alcázar.

No muy tarde, regresamos al camping para cenar, descansar y entrar en calor dentro de nuestro acogedor hogar.

La Granja de San Ildelfonso

Viernes 29 marzo

La lluvia es la constante del día, no parará de llover salvo en momentos contados.

No nos apetece ni salir del huevo, durante la mañana aprovechamos para leer, escribir y hacer deberes, guardados de la humedad y del frío.

A mediodía y viendo que el tiempo no piensa cambiar salimos a comer, como mínimo haremos turismo gastronómico, ya que la ciudad también lo requiere.

Segovia, con una amplia oferta de restauradores, constituye una de los enclaves gastronómicos más importantes de toda España. Como protagonista principal en la mesa segoviana tenemos el cochinillo, el auténtico rey, pero no podemos olvidar los judiones, los cocidos y potajes, el cordero asado y de postre, el ponche segoviano.

En el restaurante y asador el Bernardino, nos deleitamos con los platos típicos de la zona, aunque yo, personalmente, el cochinillo no lo como por principios, de plato principal prefiero una lubina para desintoxicar los excesos de estos días.

Bajo la lluvia, continuamos la visita por Segovia, siguiendo la misma ruta que el día anterior, entramos a la catedral y visitamos el Alcázar. Levantado sobre un gran roca en forma de quilla de barco, antes que fortaleza de los cristianos fue alcazaba musulmana, castillo visigodo y romano y, posiblemente, atalaya de un castro celta.

Tras un incendio en 1262, Alfonso X el Sabio lo acondicionó como residencia real, aunque el Alcázar que hoy conocemos se lo debemos a Juan II tras las reformas en el siglo XV. De él salió Isabel la Católica el 13 de diciembre de 1474 para ser proclamada Reina de Castilla en la plaza Mayor de Segovia.

Felipe II celebró en él su boda con Ana de Austria, su cuarta esposa, y a él se le deben también importantes reformas en el palacio, tales como las cubiertas con agudos chapiteles de pizarra, lo que confirió al Alcázar ese aspecto de castillo centroeuropeo y de cuento de hadas.

Tras la instalación de la corte en Madrid, el Alcázar perdió su condición de residencia real y pasó a convertirse en prisión de estado durante más de dos siglos, para más tarde fundar en él, el Rey Carlos III, el Real Colegio de Artillería.

Un nuevo incendio destruyó los techos y dañó las estructuras, en el 1862. Veinte años más tarde se inicia una restauración y fue la reina regente María Cristina en nombre del Rey Alfonso XIII, en 1896, entrega el Alcázar al Ministerio de la Guerra.

La visita transcurre por las salas donde se puede contemplar las características de las diferentes épocas de su construcción.

¡Y sigue lloviendo!

Un chocolate caliente y un caldito nos pone el cuerpo a tono antes de volver al camping a cenar y, a pesar del frío, una ducha nos sienta de maravilla antes de ir a dormir.

Segovia

Segovia

Anuncios

Un pensamiento en “Segovia, Semana Santa 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s