Toledo, Semana Santa 2013

Sábado 23 marzo

Después de 10 años visitando Francia en las vacaciones de Semana Santa, este 2013, por motivos personales y hasta última hora no pudimos planificar ningún viaje, así que decidimos comprar unas entradas para ir a ver el musical del Rey León y a partir de ahí hemos montado un tour por Madrid y alrededores.

Salimos de Barcelona el viernes 22 para hacer una primera noche en el camping donde guardamos nuestro “huevo” y así poder prepararlo todo y organizarlo.

El sábado 23 de marzo, a las 5.30 de la mañana ya estamos en pie, sin poder dormir con las ansias por salir. Primer incidente, bombilla de freno de la caravana fundida, suerte que tenemos de repuesto y a las 7 en punto nos disponíamos a salir hacia nuestro primer destino: Toledo.

Tras ocho horas y media de viaje con alguna parada y 720 kilómetros recorridos alcanzamos nuestro objetivo.

Lo primero de todo, dejar la caravana en el camping elegido, camping El Greco, muy bien ubicado y muy cercano al centro histórico de la ciudad. Pequeño camping,  cuidado y con mucho encanto. Sin duda, una buena elección.

Por la tarde hacemos una primera visita al casco histórico entrando por el puente de San Martín.

Estratégicamente situada, Toledo fue capital del reino visigodo y del gran imperio español con Carlos V hasta que Felipe II decidió trasladar la corte a Madrid. Fue este hecho el que desencadenó la decadencia de la ciudad, pero fue también esa etapa de abandono y su tardía expansión urbanística lo que propició que su riqueza patrimonial perdurase hasta hoy, convirtiéndola en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987.

Entre su más de un centenar de monumentos declarados Bienes de Interés Cultural, encontramos diferentes estilos arquitectónicos y culturales, mezclándose patrimonio cristiano, judío y musulmán.

Recorremos buena parte de la ciudad, adentrándonos por el barrio judío hasta llegar a la calle del Comercio, una de las principales arterias del centro histórico, y tomando buena nota de los principales monumentos para visitar al día siguiente.

La lluvia y el cansancio nos hacen volver al camping. Una ducha reparadora y una cena ligerita antes de irnos a dormir, Toledo nos depara muchos rincones y hay que ir descansados.

Domingo 24 marzo

El día se despierta algo nublado, así que para dar un poco de tiempo nos dirigimos hacia la carretera panorámica que bordea Toledo al otro lado del Tajo. Desde allí las vistas a la ciudad son inmejorables, especialmente desde la ermita de Nuestra Señora del Valle, donde el Alcázar se muestra en toda su plenitud.

Seguimos nuestra visita entrando por la puerta Nueva de Bisagra, emblema de la ciudad y que en su día constituyó  un enclave defensivo donde la protección natural que proporciona el río Tajo era nula.

En la mezquita del Cristo de la Luz, testimonio de que la ciudad recibió la influencia musulmana, compramos unas pulseras por 8 € que nos permitirán el acceso a seis de los monumentos más emblemáticos: la mezquita; la iglesia de San Salvador donde fue bautizada Doña Juana de Castilla; la iglesia de Santo Tomé donde se puede contemplar la famosa obra del Greco El entierro del Señor de Orgaz, una obra grandiosa que recoge el momento de la muerte de su benefactor allí enterrado; el monasterio de San Juan de los Reyes, mandado construir por los Reyes Católicos; la sinagoga de Santa María la Blanca; y, por último, la iglesia de los Jesuitas de Toledo, las torres de la cuál ofrecen el mejor mirador sobre las intrincadas calles toledanas, el Tajo y los parajes naturales que rodean la ciudad.

La sinagoga del Tránsito junto al museo sefardí, levantada en el corazón del barrio judío, lo visitamos gratis por ser domingo por la mañana. Al igual que la casa-museo del Greco, que aunque pueda llevar a error no guarda relación con el pintor cretense, simplemente es una recreación de una casa típica del siglo XVI, donde se rinde homenaje al artista que si vivió en Toledo.

La catedral, símbolo de la fe católica, se alza en uno de los extremos de la plaza del Ayuntamiento. La entrada es gratuita todas las tardes para los visitantes españoles.

Para comer nos damos un pequeño homenaje en el restaurante La Taberna del Pescador, situado muy cerquita de la catedral. Con cuatro mesas abarrotadas de comensales locales, símbolo de que se come bien, catamos un delicioso potaje castellano, carrilladas con salsa de cebolla caramelizada y cochinillo. Todo ello por 30 €, tres personas.

No nos podíamos ir de Toledo sin probar el mazapán del obrador Santo Tomé, sencillamente ¡delicioso!

Y para terminar el día, unas vistas panorámicas de la ciudad aprovechando la iluminación nocturna de los edificios más emblemáticos, una de las mejores perspectivas de la ciudad.

Toledo

Toledo

Toledo

Toledo

Anuncios

Un pensamiento en “Toledo, Semana Santa 2013

  1. Pingback: 10 ideas y consejos para ir de camping

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s