Península Sorrentina, playas y senderos

Domingo 11 de agosto 2013

Otro día más de traslado.

Elegimos el Agricampeggio Oasi Verde en Piano di Sorrento para visitar la Península Sorrentina y la Costa Amalfitana. Sin duda alguna unos de los mejores campings en los que hemos acampado nunca en Italia. Se trata de una zona de acampada rural en una finca con árboles frutales y algunos animales. Las parcelas son espaciosas y muy cómodas, no hay demasiadas plazas y no todas suelen estar ocupadas, así que se respira mucha tranquilidad. Para darnos la bienvenida nos trajeron unas peras con chocolate, especialidad de la casa, que estaban para chuparse los dedos, además de dejarnos cada día como regalito encima de la mesa media docena de peras.

Seguramente no tiene las facilidades de los campings tradicionales, pero nosotros buscamos la tranquilidad y el poder tener más contacto con la vida de las gentes de la zona que estemos visitando.

Llegar hasta aquí nos ha supuesto bastante tiempo, a pesar de los pocos kilómetros que separan Pompeya de Sorrento, pero la península atrae mucho turismo de sol y playa y la carretera que cruza los pueblos está atestada de gente, coches y motos.

Comemos unos spaguettis al pesto antes de continuar.

Por la tarde nos dirigimos a Vico Equense una pequeña población a unos 10 km. de Sorrento. Desde el mirador situado encima de la Marina di Equa, se aprecian unas vistas espectaculares de la población encaramada en lo alto de un precipicio con el mar abajo y al otro lado del golfo, Nápoles y el Vesubio.

Buscamos una playa gratuita. En Italia es difícil, casi todas las playas están acaparadas por hoteles, restaurantes o clubs que cercan sus zonas de baño y las llenan de tumbonas y sombrillas que alquilan a los bañistas. Desde mi punto de vista, es un negocio horrible que además de privatizar la playa, las afea y las impersonaliza muchísimo. De este modo las playas públicas acostumbran a estar en las peores zonas de las marinas, o bien, cuesta muchísimo llegar hasta ellas. En este último caso, la caminata suele tener recompensa.

A unos dos kilómetros al oeste de Sorrento, dirección Massa Lubrense, se encuentra una de esas playas por la que vale la pena hacer el esfuerzo. Es el Bagni Regina Giovanna, una piscina natural de roca ubicada entre las ruinas romanas de la Villa Pollio Felix. Para llegar hay que aparcar en el parking de la Via Capo y bajar un kilómetro hasta llegar a la cala. Ideal para darse un baño en sus aguas cristalinas.

Al atardecer y para finalizar el día, damos un paseo por Sorrento.

Sorrento, es la principal población de la Península Sorrentina, acapara la mayoría de hoteles y campings de la zona y es un centro turístico de sol y playa. Restaurantes, heladerías y tiendas de souvenirs con botellas de limoncello abarrotan su casco antiguo encaramado en la roca.

La hora de la cena en el camping es un remanso de paz, como únicos vecinos una pareja de holandeses y otra pareja de motoristas italianos. Hemos hecho unos nuevos amigos peludos, Tom y Jerry, que esperan ansiosos las sobras de nuestra cena y que les llenemos cada día un bol con agua fresca.

Vico Equense

Lunes 12 de agosto 2013

La tortuosa carretera que discurre a la largo de la Península Sorrentina, se encuentre llena de vistas espectaculares del litoral con el perfil de la elitista isla de Capri de fondo.

Sus pequeñas poblaciones y puertos pesqueros están rodeados de colinas con olivos y limoneros que destacan con el fondo azul del mar.

Un sendero de unos tres kilómetros parte desde Nerano hasta la Baia di Ieranto, ubicada entre Punta della Campanella y Punta Penna, donde se encuentra una reserva marina. Un camino que desciende por escalinatas de piedra bajo un sol infernal hasta un playa de guijarros con aguas cristalinas. Realmente es un lugar espectacular y paradisíaco, apartado de las abarrotadas playas que salpican la costa.

El retorno se hace durísimo, el calor aprieta y la empinada subida parece interminable.

Por la noche, cenamos en el restaurante del campeggio, reservado exclusivamente a los campistas con la única compañía de la pareja de motoristas italianos que están acampados al lado nuestro y con los que entablamos una divertida y amena conversación a la que más tarde se añadirían los hijos de los dueños del camping.

La cena empieza con un antipasti compuesto de mozzarela con tomate, queso fresco recién hecho, queso pecorino picante, queso provolone, salami y prociutto crudo, todo delicioso. Sigue un plato de pasta, gnochhi a la sorrentina con pomodoro e mozzarella y trofie con zucchine e panna, todo totalmente casero hecho por la mamma. De segundo un plato con carne variada a la parrilla, ya no podemos más y pedimos que nos lo pongan para llevar (ya tenemos la cena para el día siguiente). Para finalizar, el postre, unas peras con chocolate especialidad de la casa y un chupito de limoncello y de licor de pistacho, al que sigue alguno más durante la larga sobremesa.

La charla se alarga hasta media noche, debatiendo sobre fútbol, política y hablando sobre el capitán Schetino. Nos “tranquiliza” pensar que en Nápoles los motoristas no llevan casco porque de ese modo la policía puede reconocerlos más fácilmente en una ciudad con tan alto índice de criminalidad y que esta permitido (norma no escrita) ir cuatro personas en la moto pero en Sorrento NO, “solo” tres.

Baia di Ieranto

www.sorrentotourism.com/

www.labaiainfondoalsentiero.it/

www.fondoambiente.it/beni/Index.aspx?q=baia-di-ieranto

www.incampania.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s