Almería, último reducto de costa virgen

Llegaron, por fin, las ansiadas vacaciones de Semana Santa y nosotros que tenemos la gran suerte de poder disfrutar de ellas toda la semana, como los niños, evitamos por unos días las aglomeraciones ingentes de turistas que llegan a partir del Jueves Santo.

Este año nos hemos lanzado a Almería en busca de sol y buen tiempo después de este invierno frío y lluvioso de hemos tenido en Barcelona.

Sábado 24 de marzo

Llegamos a Mojácar a primera hora de la tarde, después de un trayecto no demasiado agradable por culpa del fuerte viento que soplaba por todo el Levante. Habíamos reservado una parcela en el camping de Sopalmo, algo retirado del centro urbano pero un lugar ideal para descansar en plena naturaleza, con pocas parcelas, trato muy familiar y cuidada vegetación y servicios.

El viento seguía soplando motivo por el que nuestra primera visita a Mojácar no fue excesivamente agradable, si bien pudimos ver atardecer desde lo alto del mirador del castillo.

Aconsejados por el dueño del camping, fuimos a cenar unas tapas y raciones al único bar de Sopalmo abierto en esta época del año. Lo mejor de la noche, el exquisito plato de tomates raf bañados en aceite de oliva virgen que nos sirvieron. Esta variedad de tomates es originaria de Almería y se caracteriza por un aguante elevado a las aguas salinas que el fruto contrarresta creando azucares, lo que le da un intenso sabor dulce.

Mojacar

Domingo 25 de marzo

Parece que el viento ha amainado, pero el día ha despertado gris. De momento lo del buen tiempo va a aplazarse…

Volvemos a Mojácar a ver si la visita hoy se presenta un poco mas agradable. Situada en lo alto de un cerro, está catalogado como uno de los pueblos más bonitos de España. Con casas encaladas y estrechas y empinadas calles, aún conserva todo el sabor musulmán de una cultura árabe que dejó su huella en todos los rincones de la población.

Con motivo del Domingo de Ramos, una procesión va siguiendo las calles del casco antiguo con pequeños fieles que portan sus palmas en la mano para que sean bendecidas. En la Iglesia de Santa María finaliza la romería y mientras los devotos copan el interior de la iglesia, nosotros, fieles también pero al tapeo y la cerveza, observamos desde la terraza del bar El Rincón del Embrujo esta tradicional fiesta religiosa.

Mojacar

Mojacar

Mojacar

Siguiendo la carretera que va paralela a la costa hasta Carboneras, llegamos a la Playa del Algarrobico, tristemente, símbolo de la mala conservación y de la especulación de la costa española por culpa del mega hotel construido en el año 2003 obviando que el terreno era parte del parque nacional. Desde el mirador de la Parrica, entrada al PN de Cabo de Gata – Níjar, la vista podría ser espectacular si no fuese por el hotel en “proceso” de demolición (cuando alguna administración se decida a pagar el coste) y por la cementera y la central térmica de Carboneras.

Carboneras

Carboneras fue un pequeño pueblo pesquero del que hoy queda poco debido a la fiebre inmobiliaria y a las industrias que afean sus casas encaladas y un paseo marítimo con mucha vida. Por suerte goza de una posición estratégica para visitar el parque y de playas vírgenes a pocos kilómetros. Como la Playa de los Muertos que parece haberse trazado con tiralíneas, evoca a los cadáveres de los náufragos que se recogían después de haber sido arrastrados por las corrientes marinas. Dos promontorios la delimitan, el del norte con un mirador que regala unas maravillosas vistas de la playa con el faro en el fondo. Y el más meridional, la cumbre Mesa Roldán con el faro en lo alto y con unas vistas panorámicas hacia el sur espectaculares. Para los seriéfilos como yo, cabe destacar que sirvió de escenario para gravar algunas localizaciones de la serie Juego de Tronos.

Playa_de_los_Muertos

Llovizna y es momento de volver al camping.

Lunes 26 de marzo

Parece que por fin la primavera va a hacer acto de presencia. Sol, ninguna nube y temperaturas más que agradables.

Nos dirigimos al sur y nos llevamos la caravana a otro camping. Nos habían comentado que con ella podríamos parar en las playas y en las pedanías sin ningún problema ya que está todo preparado para ello y, efectivamente, así ha sido, lugar ideal para viajar con caravana, en nuestro caso, con autocaravana o camper.

Primera parada Agua Amarga, situada en un precioso enclave natural que mezcla un paisaje desértico con maravillosas playas de arena fina. Desde el parking sale un sendero que, en unos 40-50 minutos de subidas y bajadas, llega hasta la Cala de Enmedio, enmarcada por rocas de areniscas blanca esculpidas por el viento y el agua. Es recomendable ir pronto para evitar el abrasador sol durante el camino y, especialmente, para estar solos en este paraje mágico antes de que empiecen a llegar los turistas menos madrugadores.

Cala_de_Enmedio

Cala_de_Enmedio

En la pedanía de Fernán Pérez, nos habían recomendado parar a comer unas tapas en el único bar del pueblo. Por desgracia, los lunes cierra pero aquí mismo nos han indicado otro bar en Hortichuelas donde tapear a un precio asequible.

Hortichuelas es otra pedanía del término municipal de Níjar del que últimamente se ha hablado mucho por la desaparición y posterior asesinato del pequeño Gabriel. Un minúsculo pueblo de casas blancas donde, mucho me temo, no deben pasar demasiadas cosas interesantes y este suceso ha puesto el nombre de Hortichuelas en los mapas.

No nos es muy complicado encontrar el Bar de Paco. El glamour y, porqué no decirlo, la simpatía del camarero brillan por su ausencia pero unas cañas y unas siete tapas por 15€, compensan que Paco no sonría.

A pocos kilómetros se encuentra Las Negras, una pequeña población pesquera con un cierto aire desaliñado y un ambiente hippie que se mezcla con nuevas construcciones que van cogiendo terreno. Desde aquí sale una excursión de unos seis kilómetros a la Cala San Pedro, dónde se encuentra una de las últimas comunas hippies de Europa. Nosotros no lo hemos hecho por falta de tiempo pero estoy segura de que, además de ver unos bonitos paisajes hubiese sido interesante ver el modo de vida de esta gente.

Playa_de_las_Negras

De camino a Rodalquilar, cogiendo un desvío a la izquierda se llega a El Playazo, considerada una de las mejores playas del parque. De agua clara y arena fina se encuentra flanqueada por el castillo de San Ramón, una construcción defensiva del siglo XVI enclavada en una duna fosilizada y a sus pies una pequeña cala de un azul turquesa. Las furgonetas y los hippies copan todo el parking, dandole al lugar un aire un tanto ibicenco.

El_Playazo

Volviendo a la carretera principal, Rodalquilar aparece como un pequeño oasis. En lo alto del cerro un apocalíptico paraje recuerda que en otros tiempos el oro fue una importante fuente de ingresos de la zona. El antiguo poblado minero fue abandonado en 1966, pero de aquellos años quedan las torres de trituración y las cubetas cilíndricas de decantación.

Rodalquilar

Siguiendo la carretera a San José, llegamos al mirador de la Amatista un saliente acantilado desde donde se obtienen unas vistas prodigiosas de la costa y hacerse una idea del valor natural de este territorio.

Desde aquí vamos directos a Los Escullos, al camping del mismo nombre que nos servirá de campo base para el resto de días. Camping de primera categoría, con buenos servicios, piscina y parcelas con sombras.

Ahora ya sin la caravana y mucho más ligeros, recorremos en sentido inverso el camino para acercarnos a La Isleta del Moro. Esta población debe su nombre a los piratas árabes que buscaban tesoros, hoy es un agradable puerto pesquero de casas blancas con dos peñones que se adentran al mar. Desde el mirador de la avenida Terrera de Mágina hay una bonita panorámica al atardecer del pueblo y los dos peñones. Y con esa visión nos quedamos hoy.

La_Isleta_del_Moro

La_Isleta_del_Moro

Martes 27 de marzo

Despertamos con otro sensacional día de primavera.

San José es otro antiguo enclave de pescadores que se ha convertido en uno de los lugares turísticos más sugerentes del litoral almeriense. Se encuentra en la bahía del mismo nombre y es el punto de partida para coger la pista de tierra que lleva a playas como la de Los Genoveses o la del Mosul. Esta última es, quizás, la más icónica de todo el parque y donde más películas y videoclips se han grabado con sus crestas de magma retorcidos como escenario y la Duna Rampante que la limita por el norte.

Imagino que en verano esta zona debe atraer a muchísima gente y por ello han limitado las visitas, en esta época a penas somos diez personas los que estamos en la playa, si bien es cierto que cuando nosotros marchamos es la hora en la que empieza a llenarse al parking de los menos madrugadores.

San_Jose

Playa_del_Mosul

Playa_del_Mosul

Se acerca la hora de la comida y tenemos dos posibilidades: la primera, comer en algunos de los muchos restaurantes de San José o volver a La Isleta del Moro e intentar coger una mesa en el Hogar del Jubilado. Sí, sí, el Hogar del Jubilado o Club Municipal de la Tercera Edad. Es un secreto a voces que aquí se come de miedo y a un buen precio, por ello es necesario reservar con días de antelación en temporada alta. Productos frescos cocinados sin demasiadas pretensiones, grandes raciones y a un precio asequible. No esperéis verlo publicado en las guías pero todo el mundo lo sabe, tal y como saben los lugareños los buenos sitios de tapeo. 

Para degustar más variedad de pescado, pedimos la parrillada hecha a la plancha con dorada, brótola, salmonete, rape, cazón, palometa, lenguado y rosada además de una sabrosa fideuá. La fama de este lugar bien merece la pena.

La_Isleta_del_Moro

Para visitar el Cabo de Gata propiamente dicho y la zona oeste hay que alejarse y entrar por San Miguel de Cabo de Gata porque la carretera de la costa de Levante muere en San José y no tiene continuidad. En esta población, con su torreón como entrada, aún viven de la pesca y es aquí donde empiezan a verse las salinas de Acosta, un auténtico paraíso ornitológico de gran valor y del que solo podemos obtener vistas desde los miradores preparados para ellos.

Pasado la Almedraba de Monteleva y La Fabriquilla se accede a una carretera serpenteante que lleva hasta el faro de Cabo de Gata, la punta más suroriental de toda la Península Ibérica y bajo él el Arrecife de las Sirenas, chimeneas volcánicas que según la leyenda estuvieron habitadas por focas monje que los navegantes confundían sus gritos con cantos de sirena. 

Cabo_de_Gata

Cabo_de_Gata

Volvemos al camping antes de que empiece a anochecer. Es momento de tomarnos un descanso, hacer deberes, running o escribir el blog antes de cenar una tomates raf de la zona con aceite de oliva y atún.

Miércoles 28 de marzo

Almería no es solo Cabo de Gata, el paisaje desértico es otra de las características de la provincia. El desierto de Tabernas es un buen ejemplo de ello. Cañones, picos, ramblas y cerros erosionados conforman este paisaje protegido al que solo se puede acceder por algunas rutas delimitadas. Desde Minihollywood o parque temático el Oasis de Tabernas sale un sendero que recorre durante 8,5 km algunas zonas del desierto. Algunas partes están bien señalizadas con balizas, otras no tanto por ello es aconsejable pedir el mapa en el punto de información turística, llevar mucha agua y calzado cómodo y, si hace sol (esta zona tiene 3000 horas del sol al año) embadurnarse de crema protectora. No creo que la zona que se recorre sea la más impresionante, pero es la única con acceso, y si a esto añadimos que nosotros hace tres años fuimos al Death Valley, tampoco nos ha parecido excesivamente impresionante.

Desierto_de_Tabernas

La caminata y la calor nos ha hecho coger mucha hambre y es la hora exacta para acercarnos a Almería a comer unas tapas. Algo tan sumamente tradicional que no se concibe beber sin tomarte una, pero para los almerienses es más importante poder elegirla que no el simple hecho de la cortesía, algo que se ha perdido en casi todos los lugares de costa pero aún sigue vigente en la capital y en las pedanías menos turísticas.

Uno de los lugares más emblemáticos es Casa Puga, una antigua taberna fundada en 1890 con una gran variedad de tapas y donde es difícil encontrar una mesa para sentarse a degustarlas. Casi todo el mundo ocupa la barra y tapea de pie.

Nuestra Tierra es otra taberna situada en la misma calle pero de características totalmente diferentes. Aquí las tapas son mucho más elaboradas y su marca es una cocina moderna y de autor que ha ganado varios premios.

Otro indispensable de Almería es la Alcazaba ubicada en la cumbre de un monte de piedra de más de setenta metros de altura en un lugar privilegiado desde donde se domina toda la ciudad y desde donde se protegía a la población a la que se daba cobijo dentro del recinto en caso de ataque. Estuvo abandonada desde 1800 y fue reconstruida en 1950, aunque éstos últimos años se han hecho muchos esfuerzos para su mantenimiento y nuevas reconstrucciones. La entrada es totalmente gratuita.

Almeria

Almeria

Estamos en Semana Santa y en Andalucía no pueden faltar las procesiones, el problema es cuando te quedas a ver el inicio de una y tu coche está aparcado en una de las calles por donde va a pasar la procesión. Ni una señal avisando, nadie te informa y tienes que esperar a que pase toda la romería para poder sacar el coche e irte. Somos catalanes y, es verdad, que en mi tierra somos poco de hacer este tipo de muestras religiosas pero hemos viajado por España en época de Semana Santa y con alguna que otra procesión nos habíamos topado, pero tan larga y lenta… disculpadme pero no comparto tanta devoción…

Almeria_Semana_Santa

Jueves 29 de marzo

Nuestro último día de vacaciones es el primero para mucha gente que llega hoy a su destino vacacional y eso se nota en el camping.

El tiempo ha empeorado y lo siento por los que empiezan hoy sus vacaciones, pero las previsiones para el resto de días no son demasiado halagüeñas. Parece que sigue este húmedo invierno y la primavera se está haciendo de rogar.

No solemos tener días de relax en nuestros viajes, siempre nos faltan horas, pero hoy nos lo tomamos en plan tranquilo y haremos una excursión desde Los Escullos hasta la Isleta del Moro, donde comeremos, bordeando la costa. Sí, sí, para nosotros esto es relax.

La duna fósil es nuestro punto de partida. Atravesamos la playa del Arco, de arena fina, y ascendemos y descendemos por los acantilados hasta llegar al sendero que lleva a la Isleta del Moro. El total del recorrido es de unos 2 km, es sencillo y sin excesivas pendientes, pero vale la pena detenerse, hacerlo sin prisa y disfrutar de los parajes y de sus vistas.

A la hora de comer el Hogar del Jubilado está ya todo reservado, como dije, se nota la llegada de las vacaciones, así que no nos queda otra que comer en otro de los restaurante de la pedanía. Elegimos el restaurante Calagrande, también sin grandes pretensiones, pero es difícil no comer buen pescado en esta zona, así que cogemos satisfechos el camino de vuelta al camping.

Los_Escullos

La_Isleta_del_Moro

Y esta Semana Santa nuestro viaje, que no las vacaciones, acaban antes de lo habitual. Estamos de reformas en casa y el deber nos llama.

GuardarGuardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s